domingo, 30 de diciembre de 2012

CUANDO ACABA EL AÑO...




Las gentes tendemos a hacer un “repaso” al año que esta a punto de acabar, pensamos lo que pasó en tal fecha, lo que hicimos para el verano, donde fuimos, que pasó en una fecha determinada, siempre hay algo que nos marca más, un acontecimiento familiar bueno o malo, ahora en estos tiempos de crisis, los problemas laborales, la falta de trabajo, el sentimiento de desprotección de las personas mayores, enfermos crónicos, el miedo a que haya más recortes en las exiguas pensiones que muchos cobran...

Hay muchas y diferentes cosas que nos marcan en un año, a cada uno las suyas, pero en general, cuando un País, como el que vivimos nosotros esta atravesando este periodo tan lamentable para los derechos de los Ciudadanos, aún tenemos más cosas en común.

Nos apena que nuestros hijos, muy preparados, no encuentren trabajo rayando la treintena, sabes que contigo no les va a faltar ni techo ni comida, pero para ellos no es vida, porque como dice Antonio que le decía su abuela: los pajaricos, si no se van, su madre los hecha del nido...sabemos que tienen que volar, salir de la casa y volver, volver siempre, siempre que quieran, siempre que lo necesiten, pero tienen que hacer su propio nido.

Tiempos de dar las gracias a miles de ancianos, que la crisis ha empujado a sus hijos a volver a sus casas, sin apenas recursos económicos, dan de comer a hijos y nietos, haciendo verdaderos esfuerzos, todos tenemos, conocemos casos. Me alegro por esas personas ancianas que estaban solos, porque sus hijos trabajaban y no tenían tiempo ni de ir a verlos, ahora están acompañados.

También me alegro por muchos ancianos que sus hijos han sacado de las Residencias, porque ahora tienen que vivir con la paga de ellos, eso repercute en que quedan plazas libres, menos gentes trabajando...todo es un problema, la pescadilla que se muerde la cola.

No veo la luz al final de esta crisis que nos llegó sin avisar...sin saber, algunos pensábamos que esto tenia que ocurrir que no había para tanto...pero mientras hubo se malgastó sin control.

Hay una frase que leo y escucho con asiduidad, y me molesta, y mucho: SE HA VIVIDO POR ENCIMA DE NUESTRAS POSIBILIDADES. Yo no, yo he vivido siempre de acuerdo a mi situación, no he malgastado nada y menos dinero público, quién lo haya hecho, QUE LO PAGUE, pero en este País, llamado España, pagan justos por pecadores y así nos va.

Esto no quiero que parezca el discurso del Rey ni del Presidente del Gobierno...nada más lejos de mi intención. Es una realidad que se palpa en la calle, en el día a día, cuando vas a comprar, cuando estas sentado en la calle, cuando lees la prensa o ves alguna cadena de televisión...Un año malo que se acaba, hablando en recortes, y otro que esta a punto de empezar que se ve...peor. Es la realidad, mal que nos pese.

A cada uno le duele lo suyo, pero hay un descontento, un miedo generalizado, porque en este País solo hay una minoría que puede permitirse una Sanidad y una Educación privada, y los demás, los que somos el resultado de siglos de luchas, con huelgas, encarcelamientos e incluso muertos, por lograr un estado de bienestar...vemos que se nos disuelve de las manos como la arena de la playa...

Ahora a título personal este año para mi en particular ha estado marcado por los problemas de una enferma crónica, que veo que cada vez tengo que pagar más en la farmacia y tengo menos atención médica...agua y andar, parece que es la receta mágica de las consultas de Rehabilitación, antes estaban llenas y ahora prácticamente no funciona el Departamento, dicho por personas que trabajan allí.

Tengo miedo, miedo normal, en una persona en mi situación, con una Incapacidad para trabajar pero que no recibo prestación, por no tener el tiempo cotizado, vale, lo entiendo, pero jamás entenderé que gentes que no tienen tiempo cotizado, aún menos que yo, que aún sigo pagándome la cotización de Autónomo, tengan pagas, ni lo entiendo, ni lo comprendo ni me gusta, he recorrido durante este año motones de ventanillas, he hecho montones de papeleos...nada, sigo como estaba, no, peor, de salud y de derechos.

Todo esto unido a un dolor muy grande, a un temor durante muchos años guardado en silencio, solo alguna vez lo he preguntado en voz alta a mi Reumatologo: el miedo a que mi hija enfermara. Respuesta de él: Hay una “cierta” predisposición genética a padecer las mujeres de la misma familia, una enfermedad Autoinmune.

El temor se materializó hace un par de meses, con unos días en Urgencias y unos días ingresada, con 20 años, mi hija no podía levantarse de la cama, no podía caminar, su cuerpo se negaba a obedecerla.

Los tiempos de recortes han influido negativamente sobre nuestra salud, dos días con sus noches en urgencias, y vuelta a casa, hasta que nos negamos a llevárnosla a casa...una queja, una elevación de voz, un pedir hablar con el Jefe del Departamento.

Ahora, su enfermedad tiene nombre, pero le faltan los apellidos, por “culpa” también de la crisis, a falta de una Resonancia Digestiva URGENTE, que va para 4 meses, no tenemos el nombre completo.

Solo deseo y espero que el tiempo pase pronto, a mitad de Enero ya tenemos fecha, y mi hija pueda empezar a encarar su “nueva” vida, porque a partir de Septiembre de este año que esta a punto de acabar, ya es nueva, toma medicación, no puede hacer lo que hacia, siente miedo, todo lo que ella esta pasando yo lo sé, porque he pasado por lo mismo.

Solo nos queda confiar en la Sanidad, en que siga habiendo buenos profesionales que vean un poco más allá del papel, que piensen en la persona, mujer, joven que hay detrás de ese diagnostico, que será para toda su vida, que lo llevará tatuado como lo llevamos miles de enfermos crónicos, algunos no se nos nota, o poco, a otros se nos ve y mucho, pero todos tenemos detrás una larga o corta historia de dolor, rabia, incapacidad y llantos. TODOS.

Sé que tiene que pasar mucho tiempo para que ella como a todos los que durante este año han sido diagnosticados de una enfermedad crónica, sin cura, para que acepten su vida a partir de ahora...

Si tuviera que quedarme con el resumen de una frase de este año, aunque ha habido muchos días felices, encuentros con amigos que son mi familia, momentos alegres, risas, añoranzas, llantos, dolores, rabia, incomprensión, decepción...me quedo con esta que pronuncio mi hija, estando ingresada, cuando ya se podía levantar, con ayuda y estar un rato, poco, de pie, apoyada en alguien, en este caso en mí, que la poca fuerza que tenga será para ella, siempre.

La ventana de la habitación del Hospital daba a la calle donde ella tiene su Facultad, y nos asomamos, y veía pasar a gente, joven en su mayoría, con libros, corridas porque iban tarde, risas...y ella mirando la calle con tristeza me dijo: “YO TENDRIA QUE ESTAR ALLI...,EN LA CALLE, CON ELLOS”, ahora nunca me quejaré cuando tenga que madrugar, cuando tenga un examen...

Unas lagrimas no cayeron por mis ojos, porque me las tragué, pero os puedo asegurar que son las lagrimas más amargas que he tragado.

El dolor de los hijos es más grande que el tuyo, el dolor de una persona joven es más terrible que el de una persona que ya ha tenido una vida, que la ha vivido, con sus penas y alegrías, pero con salud,
sin una enfermedad que marque siempre tus decisiones, tu vida, tus momentos, TODOS Y TODO, lo que ahora vivan esas personas que este año han enfermado. Ya no volverán a ser las mismas.

Así que por todo lo dicho y por mi experiencia, para el año que esta a punto de empezar solo un deseo para todos y cada uno de vosotros, SALUD, sin ella no tienes nada, absolutamente nada, y además es algo que no depende de ti, solo recordaros que a los que no os falta, que sigáis disfrutando de eso. Y la famosa frase de que no piensas en ella mientras no te falta.
 
Os deseo un año lleno de Salud, y los que no la tenemos que sigamos manteniendo las ganas de seguir adelante día a día, sin dejarnos llevar por la impotencia, porque ante esa situación poco podemos hacer, seguir luchando todos los días, por un futuro mejor, si no para nosotros, para los que vienen detrás, que se encuentre una cura para tanta enfermedad desconocida, aunque malos tiempos corren para pararnos en una minoría de personas que poco importan a este País llamado España.


domingo, 23 de diciembre de 2012

LA NAVIDAD



Cada vez se oye a más gente decir que no le gusta la Navidad...es comprensible.

No quiero ofender a nadie ni por sus creencias religiosas ni por sus gustos. Pero soy de los primeros, no me gusta la Navidad.

Nos venden lo de la familia feliz, todos juntos, contentos, cantando, guapos, bien vestidos, películas, famosos, amigos, todos se juntan con sus familias que parecen de cuento.

La mia es más real, no tengo hermanos, mi padre falleció hace poco más de un año, y mis hijos, como hijos de padres divorciados, se “dividen” entre dos casas, todo actual, pero nada que ver con el espititu navideño que nos venden en las películas y libros sobre la Navidad.

Solo me han gustado estos días cuando mis hijos eran pequeños, ni siquiera recuerdo mi niñez con alegría, excepto la noche de Reyes, en Navidad, mi madre siempre llorando y recordando en la mesa todos los suyos..los que ya no estaban.

A mi solo me ha gustado la Navidad, y sin excesos, mientras mis hijos han sido pequeños. Ver a través de sus ojos, los escaparates, las luces, las risas, colocar los adornos en la casa, arreglar el árbol, y poner el Belén, sobre todo el Belén.

Belén que ya lleva varios años guardado en una caja, el tiempo que reñían mis hijos por poner las cosas, porque uno quería colocar el río en un sitio, el otro en otro, por donde ponían el castillo...por todo. Ese tiempo ya ha pasado, y ahora ellos no tienen tiempo ni ganas de sacar el Belén y algo que se había convertido en una tradición pasó a ser los últimos años, una obligación, y de obligaciones, las justas.

Duerme en su caja, para cuando, vuelva haber niños en casa...el año pasado no hubo adornos, estábamos recién llegados al piso y sin ganas de casi nada, solo extrañábamos y mucho a mi padre, aún no nos hacíamos a la idea de que no estuviera con nosotros, con lo que disfrutaba y le gustaba cantar.

Este año he puesto algún pequeño adorno, y un Nacimiento, como “manda” el Papa, que casualidad¡¡¡¡no tiene ni mula ni buey, pero tienen los Reyes, que para mi siempre serán de Oriente, y mi favorito desde niña, el negro, porque pensaba que un hombre tan diferente tenia que ser más mágico que los demás.

Tengo ganas de que pasen estos días en los que te tienes que divertir por “obligación”. El tema de la crisis, tantas casas con tantos problemas, la mala salud.

Nosotros tenemos que celebrar este año sobre todo que mi hija, se encuentra mejor que hace dos meses y ya es muchísimo. Pero lo celebramos todos los días que sale de casa a sus clases con normalidad.

Espero el día de Reyes, con ilusión, porque me encanta comprar regalos, para seguir viendo la ilusión de desenvolver el paquete, no importa lo que haya costado solo que hemos pensado en ella para que tenga un momento de emoción.

No obstante como he dicho al principio, a los que por religión o porque seáis y tengáis una familia muy unida, os deseo lo mejor, que disfrutéis estos días.

Nosotros trataremos de que pasen, que no es poco. Habrá un padre que no tendrá a sus hijos, ni siquiera recibirá una llamada, recordará unos años, siendo niño y sin madre, Navidades tristes, que jamás nada ni nadie podrá borrar.

Eso si, pondré una mesa bonita, prepararemos unas comidas que nos gustan, y nos arreglaremos más, pero en el fondo pensaremos en quién ya no volverá a estar ya sentado en la mesa y en quién pudiendo estar, no estará.

lunes, 10 de diciembre de 2012

CASI UN AÑO...REFLEXIONES


 
Dentro de unos pocos días hará un año que se cerro una época muy gratificante de mi vida.

Se cerró el Zaguán de Isabel, por problemas de mi salud, me fui de vivir en Albarracín, y volví a vivir a la Ciudad que me vio nacer, y a vivir con mi madre. Muchos cambios, mucha adaptación por parte de todos..

Ha vuelto a vivir conmigo Irene, mi hija, una de mis mayores alegrías en este año.

Veo que mi madre se encuentra mejor, más acompañada. Nunca podré desprenderme del sentimiento de “culpa” de no poder estar los últimos meses de vida de mi padre.

He recuperado a mi primo Rai, con el que nos vemos no mucho, porque los dos tenemos problemas de salud, pero siempre esta cerca de mi cuando lo necesito.

Fue la única persona de mi familia que me acompañó con mi padre, y ahora cuando mi hija, ingresó también estuvo conmigo, y eso que no tenia unos buenos días...Te quiero primo.

Un año intenso, un año de baja laboral, hasta pasar hace un mes el tribunal Médico y no concederme una pensión, ya que no tengo los años necesarios para ello.

Antonio ha hecho varios arreglos en el piso, bastantes, y aún le quedan...jajaja. Cuando le digo que cuando los hará me contesta en catalán, idioma que domina, ya veremos...


Muchas veces Antonio me pregunta, que que tiene Zaragoza para que me guste...probablemente si no fuera el lugar donde tengo mis recuerdos, sería una Ciudad más, que la visitas una vez y ya no vuelves...pero para mi que he vivido muchos años fuera de ella, significa el volver a mi casa.

El sentimiento de desarraigo que he tenido durante más de 30 años de ir a distintos sitios, distintas casas, distintas gentes, sin hacer relaciones duraderas...pasa factura.

Aquí tengo vecinos que conozco desde hace más de 30 años, pero como ocurre en las ciudades, no sabemos nada más allá del saludo en el patio o esperando el ascensor, hablar un poco del frío o del calor, y poco más. Excepto con un vecino que siempre he tenido relación, antes vivían en el piso de enfrente del mio, y varias ventanas coincidían, ahora vive en otro en el mismo pasillo, pero no nos vemos tanto.

El otro día mismamente le comentaba, cuanto echaba de menos a su mujer, Josefina, fallecida hace 15 años, cuando la conocí éramos una jóvenes, recién casadas, sin hijos, y la de horas que nos estabamos de ventana a ventana charrando...se fue muy joven, aún me parece verla cuando estoy tendiendo, en la ventana de la cocina, ventana a la que apenas me asomo, incluso los visillos no son trasparentes, porque mirar a su ventana aún me duele.

Otros vecinos tienen nietos, yo los recuerdo de padres jóvenes...

Pero si hay una cosa que me guste de la Ciudad es el anonimato que me da, algo que no disfrutaba desde hace muchísimos años.

Voy y vengo me siento en una terraza, en un banco, puedo hablar o no con quién tengo al lado, pero nada más, para mi es un lujo.

Hay quién puede sentirse deshumanizado en una Ciudad, yo me siento en mi lugar.

A todo esto tengo que sumar la proximidad del Hospital, con la de visitas médicas que tengo al cabo del año...puedo ir andando, en taxi, he ganado libertad, independencia.

Me muevo por la Ciudad sin necesitar que nadie me lleve, conozco sus lugares y sé como ir a ellos.

En “contra” tengo la pérdida de intimidad con mi pareja, y el saber que Antonio no le gusta vivir aquí...algo que me pesa y me duele.

Pienso que en la vida todo son etapas y ahora es esta. No por eso dejo de pensar en otros lugares donde he vivido, y algunos de los que no me hubiera querido ir...

Albarracín me ha marcado y mucho, por mi trabajo, por la belleza del lugar, por vivir solos como una pareja joven, por todo.

Ahora si las cosas fueran de manera diferente me gustaría pasar allí los meses de verano, ya que el Invierno es muy duro para mis enfermos huesos.

No obstante no hay noche en la que no piense en la habitación que tengo en casa de Antonio, en la luz del farol a través de los visillos...dormirme con esa luz era, es, un bálsamo para mi.

Allí recuerdo, días muy malos de mi enfermedad, recuperándome en la cama, con Antonio llevándome la comida y dejando que la medicación hiciera el resto. Yo solo tenia que llamarlo para que él viniera a ayudarme a levantarme de la cama.

Y nunca olvidaré cuando volví a la casa después del fallecimiento de mi padre, después de unos días que pasaron como si fueran una película, haciéndome la dura, sin llorar, sosteniendo a los demás, sin permitirme llorar, porque sabía que si lo hacia tod@s se hundirían.

Recuerdo el viaje a Albarracín, los dos solos, Antonio me dijo que el Zaguán seguiría cerrado hasta que yo dijera...y no me dejo entrar en ninguna habitación excepto en la nuestra, me ayudo a quitarme la ropa y a costarme, me dijo que durmiera, que llorara, que lo necesitaba, que él se encargaría de la comida, de todo, que yo “solo” tratara de recomponerme, que lo necesitaba.

No sé, creo que me dormí cuando mi cabeza tocó la almohada, y luego al despertarme, lloré, a solas, y cuando salí de mi querida habitación de Albarracín, era una mujer más madura, me había hecho mayor...Gracias a Antonio y a su casa, yo pude curar, lamer mis heridas a solas, dejar de oír voces, dejar de fingir, dejar de sufrir por todos, y pude pensar en mi. Nunca olvidaré esos días, sin ellos, no sé que abría sido de mi.

En todo este año han pasado cosas maravillosas, mi amiga Ana Pedrosa y su familia vinieron a casa y nos conocimos, fue maravilloso, luego fuimos nosotros a su casa, ahora son la familia que hemos elegido mutuamente, forman parte diaria de nuestra vida.

He encontrado a amistades en el face, de hablar diariamente, que saben de mis alegrías y de mis penas, que hablamos todos los días que si un día no sabemos de él o de ella ya estamos preguntándonos que le pasará.

Tengo mi cuadrilla de artríticas, que tanto ha hecho por mi, por la aceptación de una dura enfermedad, que compartimos y que tanto nos comprendemos.

También el teléfono nos ha unido aunque estén lejos geográficamente hablando porque los siento muy cerca.

En este año también he sufrido, hemos, una gran decepción con gente que no eran lo que pensamos, igual les pudo pasar a ellos con nosotros, no obstante no les deseo nada mal, ni me reiré jamas de sus problemas, cosa que ellos hicieron con los míos.

Ahora nuestra vida a cambiado y mucho, Antonio jubilado, yo sin trabajo fuera de casa, con la abuela, mi hija, mis hijo que va y viene e Ibón, alguna vez le digo a Antonio, te ha tocado el “gordo”, conmigo...

Nuestra vida es tranquila, tan apenas salimos del barrio en el que tenemos casi todo lo que necesitamos, vemos pelis, leo mucho, estamos calientes por la calefacción, en Verano Antonio se sorprendió del calor, 46º y le recordó Córdoba donde él vivió de adolescente.

Me encuentro mejor, no trabajo, he dejado la tensión de proveedores, compras, ventas, mi tensión esta un poco más controlada...el curso de mi AR, eso,sigue su curso, trato de andar todos los días por mucho dolor que tenga, mi bastón se ha convertido en parte de mi.

Hemos descubierto un bar en el Paseo Calanda, con terraza cubierta donde tienen un vino Somontano, que nos gusta y los fines de semana hacemos nuestro vermú...Así vamos pasando los días.

Nunca nadie es feliz completamente, la felicidad son pequeños momentos, estar juntos, reír, dormir abrazados. Somos una pareja que nos gustan las pequeñas cosas, las que para nosotros tienen un gran valor.

Ahora hay una sombra en nuestra vida, Irene mi hija ha enfermado, probablemente tiene una enfermedad Autoinmune, todas las mujeres enfermas de una de esas enfermedades no muy conocidas sabemos que tienen muchas posibilidades de heredarlas nuestras hijas, y mi temor se esta haciendo realidad. Ahora que ya dejo el Hospital lo llevamos mejor, día a día veremos su evolución, y confiemos en la medicina, aunque ahora con los tiempos que corren, no es para tener mucha confianza, con tanto recorte, algo que también nos preocupa a todos pero sobre todos a los enfermos crónicos.

Me gustaría, que esta crisis que tantos y tantos problemas esta generando se le viera el final, porque en ella están quedando una generación, la mejor preparada academicamente de este País, que no les queda otra que seguir en casa sin poder hacer su vida o salir de este País que sus abuelos tuvieron, muchos que dejar por política y hambre y ahora, 60 años después a ellos les esta ocurriendo lo mismo.

No me imaginaba volver a llenar las calles, ahora con mis hijos, y con miedo que te den o que te detengan, estamos viendo como se acaban los derechos que ha costado años, lucha, muertos... Veo la juventud, sin futuro...Los mayores con la Ley de Dependencia habían logrado más ayuda, Ley, que no ha sido derogada pero que no han destinado dinero, y cada vez hay más ancianos que viven sin ayuda de ninguna clase....

Las Universidades a las que podían acceder todos los jóvenes que tuvieran unas notas dignas..ahora ven que no pueden ir porque sus familias no pueden llevar a cabo el desembolso de tener un hijo estudiando, debido al paro de esas mismas familias, las becas inexistentes, y las subidas de tasas...Solo quieren que estudien los hijos de los que tengan dinero, menos oportunidades, más para los que más tienen¡¡¡

Y ahora para terminar con estas pequeñas o grandes reflexiones, una legal que no me gustaría que estuviera sucediendo pero de la que no soy responsable y que voy a llevar hasta sus últimas consecuencias legales.

Dicen que la venganza es un plato que se sirve frío...si yo fuera vengativa, ahora abría llegado mi hora, pero no lo soy, al contrario siento pena por lo que se avecina, solo el tiempo pone a cada uno en su lugar.

lunes, 29 de octubre de 2012

LAS MODAS





Este mes he comprado todas las revistas “femeninas” mensuales, que además venían con un especial de moda Otoño, ya sabéis, esa ropa que ves en las fotografiás y que luego no ves en las calles...

Analizando las fotografias los comentarios, todo, he llegado a la conclusión que tampoco hay que ser muy lumbreras para llegar a ella, de que las mujeres, al menos la mujeres que se dejan llevar por las modas, que tienen varias tiranías, una, la del peso...y otra la de los zapatos...

Por mi enfermedad, no he podido llevar nunca zapatos de tacón, y no he tenido complejo cuando era adolescente, esa edad difícil, no sé si porque soy más alta de lo normal para mi generación o porque me dolían tanto los pies, que pensar en tacones me ponía peor...

Pero si que me he fijado que en todos los artículos salen mujeres con tacones, como sinónimo de elegancia...no tiene porque. Y si no pasamos a las manoletinas, zapatos planos, que tan malos son también para la espalda.

Después de años de “lucha” por los kilos de menos en todo lo relacionado con la ropa, deberían de tratar el tema de los zapatos. Hay muchas jóvenes con problemas de salud, que no pueden ni podrán jamás usar tacones ni ciertos tipos de zapatos y puede que algunas de ellas se sientan tan diferentes que incluso, según como se lo tomen necesiten ayuda médica, para no sentirse tan diferentes al resto de amigas, adolescentes, compañeras, todas las que ven por las calles con esos tacones infernales que antes han visto en las resistas y que seguramente los ha creado alguna cabeza, mal pensante, y digo mal, porque no ha pensado en la salud ya no mental si no física de las mujeres que tienen que sufrir los tacones y plataformas para “ser elegantes”.

Paseo mucho por la Ciudad, y me siento mucho en la calle, y observo, veo chicas jóvenes con carritos de bebé, subidas a unos tacones infinitos. A mujeres con la bolsa de la compra, con tacones, a chicas jovencitas andando muy mal.

Yo tengo una relación muy especial con mis pies, los tengo enfermos, y me duelen hasta en la cama, por eso me fijo tanto en los pies de las demás mujeres. Y me sabe muy mal, que no piensen en ese gran número de mujeres que bien por su trabajo, no me imagino a mujeres en ciertos trabajos con 12 centímetros de tacón...eso solo vale para la foto...ni que nos digan que no podemos ser elegantes si no llevamos unos (no quiero decir nombres, pero me salen varios...) No, no y no.

Estamos un montón de mujeres que llevamos zapatos ortopédicos, feos, porque no sé porque no pueden hacer algún modelo más bonito...que son carísimos, pero que los necesitamos para poder andar lo mejor posible. Yo me siento elegante y bella con mis zapatos horrorosos, no tienen que decirme un montón de diseñadores, blogueras y todas las revistas y presentadoras de televisión, subidas a sus inmensos tacones que no soy una mujer atractiva. El atractivo es otra cosa, yo lo tengo muy claro, pero soy mayor, no soy una jovencita y pienso en ellas, en el daño que les puede hacer esa publicidad malsana.

Otra cosa, cuando encuentro un zapato que no me duele, cosa rarísima, los compro en otros colores de tan mal que me va probarme y estrenar zapatos. Pensemos en una población que no puede andar en esos bellos zapatos. Pero que no nos digan que por no usarlos no somos bellas...

A mi personalmente lo que más me costo fue en verano enseñar los pies...me habían repetido tantas veces que los tenía feos, que me lo había creído y siempre llevaba zapato cerrado, hasta que un día gracias a las conversaciones con mi medico y gracias a que ya había pasado la etapa de negación de mi enfermedad, hice una cosa que para nadie que haya pasado por lo mismo no tendrá ninguna importancia pero para mi la tuvo, la tiene y mucho, llego el verano y me compré unas sandalias en las que enseñaba mis pies, deformados por la enfermedad, no feos. Cada vez que me las pongo es como que me reafirmo.

Lo mismo que cuando camino sobre mis zapatos, que tienen que ser buenos para caminar y con una suela que no nos ocasione problemas de salud, no ya para los que los tenemos si no para las mujeres que no los tienen y que probablemente un día enfermaran por llevar los tacones que “manda la moda”.

sábado, 22 de septiembre de 2012

EL SUEÑO CUMPLIDO

 
 
Siempre había tenido un sueño, y era que me casaría en la playa, vestida con un vestido blanco hippy, con unas turquesas antiguas, regalo de mi madrina, y con una sombrilla china, blanca.

La primera boda, no opine nada, ni siquiera elegí el vestido que quería...y cuando nos planteamos la boda con Antonio, le conté mi sueño, pero las circunstancias “mandan” y nos casamos un 12 de Febrero, en Albarracín, una mañana heladora.

Entonces decidimos que un día en la playa, nos vestiríamos como hubiéramos ido a nuestra boda. Pero no llegaba. Tuve que conocer a Ana Pedrosa y a su familia, para hacer posible mi sueño.

Un día, dentro de nuestras múltiples conversaciones, le comenté mi sueño, y cuando planeamos este viaje, me dijo: te traerás el vestido y todo lo que querías para la boda, no? Si, le dije, pero con idea de que Antonio me hiciera unas fotos, y alquién, nos hiciera, con prisa un par de fotografiás juntos.

Cual es mi sorpresa cuando Ana, me dice que si no nos importa, acudirían a la playa, cuando nosotros fuéramos, a esa playa donde Antonio acudía desde adolescente, y a la que por otra casualidad, Ana y su familia, acuden con frecuencia, la Playa de San Simón, una playa natural, pequeña, con poca gente, muy agradable, en el mismo Mataró.

Nos arreglamos, llegamos los primeros, y esperamos a la familia Rodriguez-Pedrosa, cuando vinieron, nosotros íbamos sin nada, ni siquiera sillas nos llevamos...y ellos aparecieron con todo el catering...una silla alta, comodisima, con una manta blanca, para la “novia” la silla de Ana, más bajita, y un mantel, con la nevera y una bolsa con la cena.

Paula, fue la única que se bañó, los niños, si no van a la playa y se meten, no vale...y nosotras paseamos un poco, nos hicieron fotos, nos reímos, estrenamos nuestras sombrillas y yo como si fuera una novia, llevaba también uno de los regalos de Ana, una pulsera con piedras de muchos colores, Antonio, con sus vaqueros, y su camisa rosa de hilo, y yo cual la novia de mi sueño...

Sueño que ellos cumplieron haciéndonos un precioso reportaje que ahora adornará una pared de nuestra habitación y siempre nos acompañará en nuestros recuerdos.

La tarde fue completa, después de cenar vimos anochecer en la playa, nos quedamos casi solos, y no queríamos irnos, pero el frío que “amenazaba” con instalarse en nuestros maltrechos huesos, hizo que nos fuéramos de la playa, sin ganas.

Fue una gran sorpresa, nunca dejaré de agradecerles que hicieran posible convertir mi sueños en realidad, GRACIAS FAMILIA.




video



sábado, 28 de julio de 2012

SE QUE NO GUSTO A TODO EL MUNDO, NI LO DESEO, PERO PIDO RESPETO.



Quizá piense alguien, más de una persona, cuando lea esto, que no debo darle importancia, que los olvide, que que más da. Pero si, si que da, y por eso escribo estas lineas, no son explicaciones a esas gentes que se ríen, mofan y ponen en entredicho lo que yo con la libertad que me da estar en mi muro y en mi blog, siempre desde la educación, pero si son palabras que yo quiero decir.
La primera, es que las personas que estamos enfermas de AR, es la enfermedad que yo padezco, y que muchas de las integrantes de mi muro también lo están, nos unen muchas cosas, la primera una época de NEGACION de la enfermedad, una posición común y terrible, que nos ha costado asumir mucho, a unas más a otras menos, pero a ninguna ni poco ni fácil, y además cada vez que hablo de ello, sé que alguien que me puede leer, la voy a ayudar al ver la naturalidad que le damos a nuestro estado de salud, ojalá yo hubiera encontrado la compañía y el apoyo que he encontrado en la Cuadrilla de Artríticas.

Otra es que gente, en correos privados me dice que quiero dar PENA, que poco me conocen, quiero dar a conocer una enfermedad muy desconocida, que nos hace mucho daño, porque la gente que no la padece, que no ha oído hablar de ella, piensa, en su ignorancia, que no es para tanto, que tal y que cual...y toda la información es poca Por eso lo hago y lo seguiré haciendo.

Al principio de entrar en face, pensé en no hablar de mi enfermedad, de mi estado, de mis días malos y peores, pero me dije, si es mi vida, porque no hablar de ella, si sé el bien que me hace a mi y hace a quién lo leé, estamos unidas por un hilo invisible, pero por un dolor común y un miedo terrible a la dependencia, a la que vamos abocadas.
Por eso estos post que pongo, de animo, de valor, de dolor, de comprensión, de saber que estamos aquí, de que entiendo como estáis porque estamos en el mismo barco.

Mi vida es muy reducida físicamente, ahora con una baja laboral, un trabajo al que nunca podré reincorporarme, a horas, días, en casa de reposo, con un montón de medicaciones que producen reacciones adversas, muchas muy peligrosas para nuestra vida, pero que tenemos que tomar, dependemos de ellas, para vivir, movernos, tragar, respirar...para TODO.

No dejaré de escribir de mi vida, de lo que quiero, por muchos mensajes privados que me enviéis, NUNCA dejaré de hablar de la ARTRITIS REUMATOIDE y de sus CONSECUENCIAS, si os molesta, no lo leáis, yo JAMAS, entraría a un sitio donde no me gusta lo que hablan, y por supuesto JAMAS me valdría de la cobardía de un mensaje privado para insultarme.

Como podéis ver, ni doy nombres ni insulto, no es mi estilo.

Ni siquiera me gusta bloquear a gente, algunos lo han hecho ellos mismos, a otros, he tenido que hacerlo porque estaban afectando mi salud. Este medio para mi, es libertad, y estaba resultandome asfixiante el saber que había gente que me leía y luego me criticaba o se reía de mi.
Jamás, nunca, nadie debe de burlarse de los enfermos ni de las enfermedades, nadie esta libre.

Y quiero decir por último que solo os deseo a tod@s, a mi querida Cuadrilla de Artríticas, que sigamos luchando día a día como lo hacemos. No poniéndoselo fácil, nunca a la AR. Y a los que no estáis enfermos, ojalá, siempre tengáis salud, no os deseo nada malo, me alegraré de que nunca sintáis miedo, de que el dolor nunca os nuble la consciencia ni de que el llanto asome a vuestros ojos, y que cada día acabado es un día más, superado.

Cuando se tiene salud, no se piensa en la enfermedad, así que dejarme a mi TRANQUILA, con mi enfermedad, que bastante tengo.


domingo, 22 de julio de 2012

LA BUENA EDUCACION EMPIEZA POR...


Esta semana he vivido dos situaciones contrarias, en lo referente a la educación de los niños, que se debe de impartir en casa, que es como debe de ser, los padres somos los responsables de inculcar a los niños, los adultos del futuro las normas de comportamiento necesarias para vivir de la mejor manera posible.

Primera situación: En la consulta de Rehabilitación, mucha gente esperando y mucha gente, adultos en su mayoría, que entran y salen sin decir ni buenos días ni adiós, NADA. Cosa que cada vez me sorprende más, porque los que tenemos unos años, nos enseñaron que al entrar y salir de un sitio, hay que saludar y despedirse, igual que llamar a una puerta cerrada y esperar a que te digan que entres, o eso pensaba yo, o es que se han “pegado” las nuevas costumbres... Entra un padre joven con una niña de cinco años, porque luego le preguntamos al padre la edad que tenia la niña, por eso lo sé. El padre dice: buenos días, le contestamos, tres personas, una señora de unos sesenta años, un señor bastante más mayor y yo, todos los demás, mayores y jóvenes, muchos extranjeros, no dijeron ni mu. Y el padre al sentarse le dijo a la niña: dí buenos días, tienes que saludar, es de mala educación entrar a un sitio y no decir nada...la niña nos miraba avergonzada y dijo muy despacito: buenos días, le contestamos las mismas tres personas. Y entonces empezamos una conversación, y comentamos que no era habitual la actuación del padre, que hoy en día, no enseñan a los hijos, probablemente porque los padres no saben o han olvidado lo que les enseñaron, y estamos convirtiendo esta Sociedad en una jungla sin valores, el padre decía que no soportaba a esos niños que iban a clase con su hija y llegaban al cole a la fila, a empujones, para colocarse los primeros, y sus padres, viéndolos no les enseñaban a guardar fila y esos mismos padres, son los que si los profesores se “atreven” a corregir a sus niños, van y son capaces de enfrentarse con los profesores la dirección del colegio, y las amenazas vuelan por la “conversación” pudiendo llegar a la violencia.. Yo dije que la actitud del padre, enseñando a su hija, que tenia que ser lo normal se ha convertido en la excepción y que eso es peligroso para la Sociedad que viene, porque esos niños que podrán enseñar cuando sean padres. Entonces ya me llamaron y me levanté, dije: adiós y en especial a la niña, adiós, guapa,porque en verdad la niña era una pequeña belleza. Me contstaton los tres mayores y la pequeña con una sonrisa y un movimiento de mano.

Segunda situación: Desde hace dos meses, en la Junta de vecinos, me correspondió ser Vicepresidenta de la Comunidad. Ha esto se llama “llegar y besar el Santo...”. Y precisamente el Domingo pasado, sobre estas horas, vino un vecino a mi casa, y me pidió disculpas por molestarme en un Domingo, pero no encontraba al Presidente. Me explicó el buen señor: mire mi hijo trabaja de turno y ha llegado hoy Domingo a las 8 de la mañana de trabajar, y tenemos una vecina, que saca al niño de unos 5 años, al pasillo de la escalera a que juegue allí, el ruido que hace molesta tanto que mi hijo no puede dormir, se lo he dicho, varias veces, siempre educadamente, pero no me hace caso, sería usted tan amable de decírselo?. Le contesté que lo iba a hacer inmediatamente, porque coincide que vive en mi misma escalera y compartimos el mismo patio, y las molestias que ocasionan son constantes.

Debo decir que esta Comunidad es tremendamente tranquila, estamos vecinos de hace 35 años, que estrenamos los pisos, y ahora ya nuestros hijos son mayores, algunos tienen nietos, que vienen de vez en cuando, hay personas mayores, y ahora y en esto no quiero ser racista, pero si realista, han venido varias familias a ocupar algunos pisos, pocos, afortunadamente, porque no respetan ni normas ni horarios ni nada, de nada. Y coincide que son todos extranjeros, casualidad?

Los pasillos de las escaleras son muy largos, los compartimos 8 puertas, y entra mucha luz y sol, pero nunca jamás a nadie se le ha ocurrido sacar a jugar a sus hijos allí, hasta ahora.

Subí al 5º, y me encontré un panorama dantesco, el pasillo, muy grande como ya he explicado, estaba lleno de juguetes, bicicletas, camiones, pelotas, de todo y la puerta del piso abierta y el niño entrando en casa y saliendo y en la puerta del piso el otro niño de la pareja de unos dos años, en su sillita, el pequeño no habla, solo llora, se puede comprender que sea llorón y ante eso no se puede hacer nada, pero el mayor, no habla tampoco, solo grita y lo puedo asegurar porque cuando llega del colegio no tengo que mirar el reloj, con oír al niño ya sé la hora que es y ahora en vacaciones se mezclan los gritos del mayor, los llantos del pequeño y la música de salsa, que suena constantemente en ese piso y ni una sola vez, he oído a los padres ni un reniego ni una palabra hacia los niños...igual es que no les hablan, esta pareja es el claro ejemplo de criar pero no de educar.

Llegué llamé a la señora, mucho más joven que yo, le pedí perdón por subir a molestarla, la llamé todo el rato de usted, y le dije, que era la Vicepresidenta, que había recibido quejas de un vecino, no le dije que yo también podía quejarme, porque lo que estaba haciendo no se podía consentir, que todos habíamos tenido y algunos, pocos tienen niños pequeños pero que jamás se nos había ocurrido sacarlos a las zonas comunes de la escalera a que jugaran, que si ella podía imaginar el caos que eso supondría si hiciéramos de esas zonas, algo tan...no me salían las palabras y le indique el aspecto que tenia el pasillo...a todo eso,los niños al verme se habían callado, el pequeño ya no lloraba y el mayor no gritaba, pero intentaba todo el rato pegarme patadas, y yo tratando de esquivarlo, hasta que le dije a la señora, que sujetara al niño que me podía hacer daño, yo iba con mi correspondiente bastón...La señora solo alcanzó decirme: no puedo con él... Eso ya me desarmó...yo no puedo ni quiero dar lecciones de como educar a los hijos de nadie, porque probablemente tampoco lo habré hecho bien con los míos, aunque a estas situaciones puedo asegurar que nunca hemos llegado...
Le dije que por favor recogiera la escalera, guardara todo en casa y que si se seguía produciendo esas quejas tendríamos que dar aviso al dueño del piso, entonces le dijo en un suave y meloso acento al niño: lo llamó por sus dos nombres de pila y le dijo, la señora esta muy enfadada y te puede castigar, no puedes hacer ruidos, entonces le dije, no señora, yo no voy a castigarlo, faltaría más ni le voy a decir a usted lo que debe hacer con sus hijos, solo le indico las normas de esta Comunidad que las cumpla o no es problema de todos los vecinos que sufrimos su actitud, buenos días.
Podía seguir subiendo todos los días, porque el niño a ratos, vuelve a ocupar el pasillo, porque los gritos y la música no cesan, porque ella y su marido, suben en el ascensor al 5º y se dejan, no sé, si lo hacen sin darse cuenta, la puerta del ascensor abierta, y entonces todos los vecinos tenemos que subir andando, hasta que alguien sube al 5º y la cierra...

El otro día se le cayó una maceta que tiene puesta sin barra protectora, y la vecina del primero se quejo, le dijimos que eso era para avisar a la Policía, porque si les caé encima, los puede matar.

Dos actuaciones diferentes, opuestas de enseñar a los hijos, la primera que tenia que ser la normal se ha convertido en la excepción, PELIGROSO, para los años venideros...

Si nuestra Sociedad, ya ha perdido los valores y le añadimos la horda de inmigrantes llegada en la última década, no soy capaz de imaginar como será la convivencia social en el futuro.

domingo, 15 de julio de 2012

UNA MADRE QUE YA SABIA QUE TENIA ARTRITIS REUMATOIDE


Habían pasado más de 30 años de mi vida, con dolores, y 9 con inflamaciones y limitaciones, y 9 meses, desde que había tenido a mi hija y habían puesto nombre a lo que tenía ARTRITIS REUMATOIDE, y por fin iba a un Reumatologo...fui el primer día, con un montón de pruebas que me habían hecho en el Hospital de Calatayud, y esperé que me llamaran, cuando entré en la consulta, un médico, mayor, serio, me dijo que le contara lo que me pasaba, que no callara nada, que empezara desde el principio...y que no parara de hablar aunque él estuviera escribiendo, así fui poco a poco contándole casi, todo, porque seguro que algo se me olvido. Cuando terminé de hablar me dijo que iba a tirar todas las pruebas que yo le llevaba, lo hizo delante de mí, las tiró a la papelera, y me dijo que me tenia que hacer muchas pruebas y analíticas, pero allí en el Hospital del que es el Jefe de Reumatologia, y también me comento que él solo llevaba algunos casos, no muchos, que según salieran mis pruebas me llevaría él o la siguiente visita la haría con alguien de su equipo.Me dijo que tenia que ingresarme varios días y yo le dije que no lo hiciera que tenia una niña de 9 meses y un niño de 9 años, que yo iría al Hospital las veces que fuera necesario, y él me hizo el favor de que me hicieran todo en pocos días, pero muchas horas de pruebas, algunas dolorosas, pero no me queje solo quería ponerme bien. Y por lo menos ahora sabia que mis dolores tenían una causa. Yo le pregunté por la posibilidad de curarme, entonces aún no quería creer que jamás me curaría, le dije que me dijera posibles complicaciones, y él me contestó que mientras no tuviera SU diagnostico, no me diría nada, pero eso sí, que si hubiera ido antes de quedarme embarazada me habría desaconsejado el tener otro hijo, porque ahora lo que tenía, que él aún no le había puesto nombre, iba loco, descontrolado, y costaría mucho, “aletargarlo” y criar a un hijo iba a suponer un esfuerzo que no me convenía nada.

Me hice todo lo que me mandó, fueron días de horas en el Hospital, infinidad de pruebas, contrastes radiografiás Resonancias, Gammagrafias...cantidad de pruebas de las que nunca había oído hablar, visité sitios del Hospital que no sabia que existían infinidad de analíticas todo urgente.

Cuando fui a los resultados, sola, como siempre, excepto a algunas pruebas que me acompaño mi padre, porque me dijeron que no fuera sola. El Reumatólogo se levanto de la mesa, me cojio la mano con mucha delicadeza, y me dijo que me sentara, que tenia una enfermedad Autoinmune, que se llamaba ARTRITIS REUMATOIDE, que estaba muy avanzada, que podria afirmar que la padecia desde la infancia, y sobre todo que tenia que aceptar que en mi vida siempre habria dolor, y me dijo una frase que jamás he olvidado: TENDRA DIAS MALOS Y PEORES, PERO BUENOS, NINGUNO.

Me dió una medicación y al mes otra vez allí, mejoré mucho, muchisimo, pero...tenia que quitarme la cortisona, poco a poco, las inyecciones que me ponian una a la semana, fueron reduciendose hasta una al mes, me dijo que era igual que un drogadicto que me tenian que quitar la dosis poco a poco, y así hasta dejarlas solo para los “brotes”, brotes? Pregunté, porque la verdad no me dió muchas explicaciones de la enfermedad, si, me dijo la enfermedad actúa con “brotes” o ataques, y la medicación que se le da es para evitar los brotes, que se espacien en el tiempo y la intensidad, no podemos pararlos, porque no sabemos lo que lo produce, por eso no tiene cura, solo tratar de llevarlo lo mejor que se pueda para tener una mejor calidad de vida.

Me dio carta blanca para acudir el día que lo necesitara, sin tener consulta programada, y los primeros “brotes” siempre iba, muy asustada, no podía andar, no podía moverme, solo podía mover los ojos...pero como estaba sola y con unos niños que criar, iba para ponerme de “todo”.

Durante 8 años me sometí a 5 tratamientos experimentales, con mi aceptación, por si funcionaban...a mi no me funciono ninguno. Cada vez que fracasaba era una nueva decepción, unida a que la familia, pensaba que ya estaba curada...nunca entendieron ni quisieron saber nada de lo que me pasaba.

Criar a mi hija fue lo más doloroso que me paso en esos años, no poder levantarla, no poder bañarla, no poder cambiarle los pañales, pero lo hacia, incluso con los dientes...me levantaba y preparaba la comida y la cena, porque sabia que a las 6 de la tarde ya no podría moverme.

Conforme mi hija fue creciendo, fui dejando de hacerle cosas, aprendió a vestirse muy pronto, a peinarse, a hacerse la cama, mi hijo ya era más mayor y también iba haciendo menos cosas, pero aún con todo, lo que hacia era más de lo que podía.

Alguna vez cuando iba al Hospital me decía el Reumatólogo, voy a ingresarla, para que descanse y pondré en la puerta “prohibido las visitas”, no, le decía yo, no lo haga.

Y así poco a poco, chutada de medicación a tope, fueron pasando los años, con un sentimiento de culpa...no quería que mi hija se sintiera diferente a los otros niños, y aún a costa de mi salud, la apunté a todo lo que quería, canto, baile, gimnasia, clases extra, que suponían un trabajo extra para mi, natación, piscina, parque, eso era de lo peor, íbamos al parque pero siempre nos íbamos las primeras, con ella llorando...pero es que no podía más.

Otra de las cosas que me duelen al recordarlas es que cuando la llevaba a la guardería, al ir a buscarla, todas las mamás llevaban a sus hijos en brazos, yo no podía cogerla, y entonces, aún me podía agachar, me ponía a su altura y la abrazaba, pero no la levantaba en brazos...y ella les decía a los niños: mi mamá no puede levantarme...

Ahora tiene 20 años y recuerda muchas veces lo que le gustaba que yo la cogiera en brazos cuando estábamos en el agua...allí no me pesaba y solo quería que la llevara en brazos...

Fueron surgiendo más problemas por la AR, problemas de sequedad, úlceras en los ojos, problemas de corazón, deformidad en mis manos, rodillas, codos, pies, problemas para tragar, y una anemia que casi acaba conmigo, para la que necesité 18 goteros, y retirarme la regla a los 46 años, debido a una medicación y unas hemorragias que no tenían fin, infecciones varias...cada vez que tenía un nuevo problema de salud, le decía a mi Reumatologo, porque no me ha dicho que me podía pasar esto? Y él me contestaba: le pueden pasar muchas cosas, pero no se lo voy a decir, porque no sabemos si se producirán o no, ni cuando, cuando ocurran iremos tratándolos.

Así comprendí que la AR, no es “solo” dolor y deformidad de los huesos, sino un enfermedad Autoinmune, grave y peligrosa.

Mis hijos fueron creciendo, deberían de decir ellos, si mi enfermedad los ha “marcado” a mi el no poder hacer más de lo que hice, sí.

Ahora tengo una preocupación con mi hija, sabemos que hay una predisposición genética a padecerla las mujeres de la misma familia, parece ser que la familia de mi padre, ha habido casos, pero antes ni había médicos, ni tenía nombre la enfermedad y la gente moría joven sin ponerle nombre a lo que le había matado. A mi hija le hacen pruebas de vez en cuando, hasta ahora, negativas, pero cada vez que me dice que tiene un dolor, que esta cansada, que lo esta, tengo miedo solo el tiempo nos dirá que pasará,lo que tengo muy claro es que ella podrá tener un diagnostico precoz, que es esencial y que tiene la comprensión y todo el apoyo de su madre.

Como va mi AR?, va, que no es poco, ya he aprendido a vivir con ella, se que siempre estaremos juntas, unos días gana ella y otros yo, desde que la conozco y tiene nombre, nos llevamos mejor, sé de lo que es capaz, y solo me queda, esperar a que no se “enfade” mucho conmigo, mientras yo trato de llevar una vida lo más “normal” posible en mi estado, renunciando a muchas cosas y disfrutando día a día, minuto a minuto de otras, de algunas, que si tuviera buena salud, pasarían desapercibidas, así que por eso y por no tener algo muchísimo peor, siempre doy las GRACIAS.

domingo, 24 de junio de 2012

PODIA HABER SIDO UNA BONITA HISTORIA.





PODIA HABER SIDO UNA BONITA HISTORIA.
Hace unos meses, poco a poco fuimos encontrándonos gente en el facebook, coincidíamos en el sentido del humor, la política, empezaron a entrar en mi patio, decían cosas, ponían cosas, y poco a poco a través de una persona y cuando llegamos a Zaragoza, nos conocimos en persona.

Yo iba nerviosa, como una chiquilla, a una nuestra primera cita, pero al menos por mi parte, fue muy bien, me mostré como soy, natural, sencilla y sincera.

De allí salió otra “quedada”, en casa de una persona que nos la puso a nuestra disposición, todo bien.

Puse en toda esta gente, todo, porque quería que saliera bien, me sumé a sus comidas, y nos vimos más veces, en realidad lo pasaba bien, en esos ratos, me sentía bien, muy bien acogida.

De repente se cerró el Zaguán, y con el corazón en la mano, aún que hablo en singular, sé que Antonio, se volcó en estas personas, como yo, a corazón abierto, quizá un error, pero no sabemos ser de otra manera.

Siempre os agradeceré vuestras risas, canciones y la forma en que nos acogisteis.

No tengo nada que reprochar a vuestro comportamiento, no soy quién, solo hubo un error, y es no saber diferenciar, los amigos de los colegas.

Nunca me arrepentiré de compartir con todos vosotros algo tan especial como el cierre del Zaguán, jamás, pero tengo un gusto amargo...que tardará muchos días en desaparecer.

No nos conocíamos lo suficiente, pensé que la educación y el buen corazón eran suficientes, pero me equivoqué.

De la fiesta del Zaguán, al cabo de unos días, nos comunicaron que se había formado una Peña e incluso teníamos “cargo” en ella. Antonio se volcó, puso, el logotipo, el escudo y el lema, la orla, los Mandamientos, que se creraron “para el buen funcionamiento” de la misma...que luego “alguien” se encargó de modificar, retocar y poner y quitar a su antojo, como todo lo que hace.

Una cosa que no me gusto y lo dije, fue,que se hacia una pagina como grupo cerrado, y solo podíamos poner fotos y comentarios los que formábamos parte de la misma...nunca me ha gustado pertenecer a nada cerrado...me gusta demasiado mi libertad, libertad que me ha costado mucho conseguir, quizá por eso la mimo tanto, pero se sometió a votación, eso me dijeron y se aceptó por parte de todos.

Nuestro error, y digo nuestro porque creo que hablo en nombre de Antonio fue no decir NO, gracias pero NO. No tenia que poner excusas no tenia que mentir, simplemente decir que NO, que yo no tengo salud, para esos “trotes” pero me dejé llevar por la ilusión y Antonio me secundó.

Desde el principio la pagina cerrada del facebook se convirtió en un pozo de problemas...

Yo estoy muy contenta de mi patio, y la persona que hizo la página quería trasladar el espíritu del patio a la Peña...imposible. Nada se puede forzar, tiene que salir, como ha salido el patio, todos somos libres de entrar, saludar, decir, siempre con humor y respeto, algo que empezó a faltar en la Peña.

Empezábamos a colgar comentarios, que me eran solicitados por privado, para que interactivara en la Peña...colgué algo, no mucho porque no me gustaba como iban volviéndose las cosas, el Administrador de la página, borraba lo que quería, quitaba comentarios que no le gustaban, hacia y desahacia como si fuéramos peones en una partida de ajedrez...no soy buena jugando, pero sé lo básico para jugar, y no me gustaba como se jugaba en la “peña”.

Una cosa que no soporto es la falsedad, y por privados, decían una cosa y luego sonreían a quién no hacia las cosas bien...

Otras gentes con las que no he coincidido nada más que un rato, se atrevían a criticar mis comentarios...decíamos de quedar en un sitio y esa persona decía en otro diferente, porque a él le venia bien...

La última noche que cenamos juntos, fue bochornosa...pero la acepté como parte de la “peña”, me dí cuenta, hablándolo con Antonio, que teníamos muy pocas cosas en común. Todos ellos se conocían, y compartían muchas cosas, nosotros no.

Al día siguiente el administrador de la página, colgó un texto, en el que se “quejaba” del comportamiento de la peña, la noche pasada, algo que nosotros habíamos comentando en privado. No es justo que alguien tome una tostada de 3,80 Euros y dos cañas y pagué lo mismo que otros que tomaron menú, repitieron plato, tomaron vino, vino que no corrió por la mesa y tomaron Cubatas... Al principio nadie decía nada, menos los que se habían pasado de comer y beber y luego a la hora de pagar, habían contado por cabeza, no por el gasto efectuado. Nosotros, los últimos en llegar, los que no teníamos nada que ver con todos, nos callamos y pensamos que eran ellos, los amigo, los que se conocían los que tenían que resolverlo, nada, nadie comentaba nada. Hasta que recibimos ambos, privados de parte del que colgó el texto, pidiéndonos que comentáramos, por favor, lo que él había puesto, un buen texto, diciendo lo abusivo del comportamiento de parte de la peña. Yo le comenté que me sabia malo decir nada, porque era la que menos conocían, y él me aseguró, tengo los privados, que me dijo NO TE PREOCUPES QUE TODOS VAN A OPINAR, LES VOY A DECIR QUE PONGAN ALGO, QUE DIGAN LO QUE PIENSAN PARA TRATAR DE ARREGLARLO. Mi buena fe y la palabra de esa persona me llevaron a hacer comentarios diciendo que no había sido correcto el comportamiento, y Antonio también hizo comentarios, pedidos por la misma persona, diciendo lo mismo, que no era justo. Buenoooooooooooo, acabamos siendo los culpables...los que se dignaron a hablar, que comer comen muchos, pero leer y escribir pocos, nos llamaron protestones, y el que había hecho el escrito y nos había pedido nuestras opiniones, se mantuvo al margen, calladico...calladico, tirando la piedra y escondiendo la mano. No nos gustó eso, nos hecho a los pies de los caballos y luego él no dijo nada, no nos apoyo, siendo que además nosotros teníamos la razón. JAMAS, JAMAS, NADIE A PAGADO NINGUN CAPRICHO MIO, NUESTRO, Y DESDE LUEGO NO ESTABAMOS DISPUESTOS A PAGAR LO DE LOS DEMAS. Eso quedó claro, pero los “culpables” nosotros. Aquí deberíamos de haber dicho adiós, pero me sabia mal, creo en la gente, y la gente hablando se puede entender.

No obstante nos callamos como personas educadas, pagamos una cena que en nada tenia que ver el espíritu que se suponía tenia la peña, y a otra cosa. Se decidió la siguiente quedada en otra cena, malo, para una persona enferma como yo, que a las 9 de la noche tiene que tener la medicación ya en el cuerpo...tampoco dije: oye vamos a juntarnos a almorzar, NO, porque soy respetuosa con los demás y porque la vida me ha enseñado que los demás no tienen que cambiar su vida por mí, pero desde luego yo no estaba dispuesta a poner en riesgo mi salud, por gente que me estaba defraudando y mucho, y ya digo que fue mi error, creer que eran amigos. Amigo es una palabra que abarca mucho y nosotros solo eramos “conocidos”...no sé cuando aprenderemos, quizá nunca, porque somos cándidos y tenemos bondad y creencia de que todo el mundo es como nosotros, pero no es así. Se decididó salir a las 7 de la tarde en una charanga, tocando, que tiene eso que ver con la peña que se formo originariamente? Nada, porque mezclamos cosas, no eramos una peña, para reunirnos, hablar, reír, yo no entendía nada, pero me callé, no fui y no dije nada, por no crear mal ambiente. El mal ambiente que se encargo otra persona de producir...

Puse una entrada en la Peña, de las pocas cosas que ponía, sobre el porque no iba a asistir a muchos de los “saraos” que tenían previstos, nadie comentó nada.

Como muy poco, ceno nada, y entre medio tengo que descansar. Para comer o cenar no saldría ni de casa, no necesito a nadie. El salir era la escusa para estar a gusto, algo que ya no estaba ocurriendo, el desencanto se había apoderado de nosotros. No podemos con la falsedad. No hablamos en “clave”, a nosotros se nos entiende muy bien, otra cosa es que no te guste lo que decimos, pero a lo mejor tampoco me gusta a mi lo que tu dices...y para convivir en todos los sitios y situaciones, hay que saber hacerlo.

Una persona que se cree el tuerto en el País de los ciegos, nos estaba manipulando...y hasta aquí, hemos llegado.

El día de la última cena, a la que nosotros nos asistimos pedí con toda la generosidad que pusieran las fotos, porque soy y no peco de modestia, soy tan buena persona que me alegra la alegría de los demás, y os pedí que pusierais las fotos para ver vuestra alegría. Y cual es mi disgusto cuando el Administrador de la página cuelga las fotos y dice que disfrutemos los MIRONES, inmediatamente le contesté, que a un compañero de peña, no se le insulta. Podía haber dicho que ponía las fotos para que los componentes de la Peña que no habían acudido por diversos motivos, disfrutaran viendo lo bien que lo habían pasado...
Unas palabras no difíciles de poner para una persona que se cree tan educada y culta, y además con mucho “don de gentes” por eso creo y nadie me sacará de esa creencia que empleó la palabra para ofender y herir, y si me heriste porque soy mejor, mucho mejor de los que tu serás nunca.

Gente de la peña que no me ha hablado en estos meses nunca, se digno, a decirme que no debía de sentarme mal...quién eres tu para decirme lo que me tiene que sentar mal o no...?

La gota que colmó el vaso fue ese comentario fuera de lugar, dicho con mala intención y peores formas. Nosotros te estorbábamos porque no nos manejas a tu antojo, porque no nos puedes manipular, porque te hemos visto el “plumero” porque te miramos a los ojos de tu a tu, porque no nos reímos de tus gracias y porque no has sido ni buen colega, que ya no amigo, ni educado, ya que presumes tanto, ni gente de bien, que no lo eres, porque te pedí una disculpa a tu insulto. No hubiera servido de nada, porque ya habíamos decidió irnos de una Peña donde no nos sentíamos a gusto, pero no fuiste capaz de bajar de tu pedestal y reconocer que te habías pasado.

Encima varios de los integrantes nos quitaron la razón y te la dieron a ti, te guardan fidelidad, hacen bien, tu eres su amigo, nosotros no sabemos el que hemos sido para vosotros. Algunos, por privado me reconocieron tu soberbia, tu mal hacer las cosas y tu forma de ser...pero no tuvieron ni la dignidad ni la vergüenza de decírtelo...

Ahora, ha pasado una semana, e incluso no entráis en mi patio con la asiduidad con la que lo hacíais ni ponéis comentarios...no os sintáis obligados, iros, porque ya habéis demostrado lo que sois.

Sé que no os importa pero os voy a decir que incluso vuestro comportamiento afectó a mi salud, precaria, no puedo disgustarme y os tenia aprecio, aún os lo tengo porque no se puede borrar de un día para otro, pero me hacia daño la tensión y vuestra forma de tratarnos.

Quiero deciros que no me arrepiento de haberos conocido, de los ratos que hemos pasado juntos, pero es eso, PASADO, os deseo todo lo mejor a TODOS, y que sigáis con vuestras vidas y la Peña, a la que tanta ilusión pusimos.

Con este texto doy por terminada nuestra experiencia de la Peña, jamás volveré a comentar nada, ha sido una lástima, porque PODIA HABER SIDO UNA BONITA HISTORIA.

lunes, 11 de junio de 2012

MI ETAPA EN ALBARRACIN



No voy a entrar en lo que ha significado el lugar,que para eso tengo una entrada de las más preciosas de mi blog, describiendo el lugar, tampoco se trata de una “venganza”, solo es una reflexión de las gentes del lugar y de mi experiencia de vivir allí cerca de tres años.

Antes de ir a vivir, ya me habían comentado familia y no familia, que era un lugar inhóspito para los de “fuera” que eran envidiosos, maleducados, orgullosos...muchos calificativos y ninguno bueno, de gente que incluso había nacido allí. Yo siempre les decía que no seria para tanto, que había vivido en varios sitios pequeños y que es verdad que la gente vive muy pendiente de los demás, pero es puro aburrimiento, no tienen nada más ni mejor que hacer, sus vidas están vaciás y quieren llenarlas sabiendo las vidas de los demás.
Había ido varias veces a pasar el día, y eso no contaba, para el ritmo del lugar, unos saludaban y otros no, vale.
El primer “contacto” serio, llegó el día de mi boda, con Antonio, una persona nacida allí y que ha vivido durante más de 30 años, e incluso a tenido varios negocios en el lugar.

Era un día frío, muy frío, de Febrero, no había nadie en la plaza, pero un grupo de mujeres se juntaron enfrente del juzgado, para mirarnos con todo el descaro y no tener la buena educación de acercarse y saludar e incluso ya que estas allí, evidentemente, alcahueteando, dar la enhorabuena, NO, yo oí perfectamente como decían que estábamos solos...
Ellas no sabían que nosotros queríamos estar solos ese día, era nuestro, solo nuestro, nuestros respectivos hijos, por decisión nuestra no vinieron ni incluso supieron que nos casábamos, hasta un tiempo después.

Sin saber nada de eso, al ir a tomarnos un café., porque la mañana era heladora...el casino, estaba lleno, figurándose que iríamos allí, y entonces la alcahueta oficial del lugar, en vez de saludar, solo le pregunto a Antonio, porque no estaban sus hijos...como si hubieran sido ellos los que no hubieran querido venir, para hacernos un feo...se puede ser más mala?...También hubo comentarios, de que mi vestido era feo... no sé como pudieron decirlo porque no me quite el abrigo ni en la ceremonia...me imagino que esa información saldría del Juzgado, porque tiempo después supe que una funcionaria del mismo, tomaba café con la plana mayor de alcahuetas del lugar. Si me hubiera quitado el abrigo abría visto el más bello vestido que pudiera imaginar, porque era el que yo había elegido para ese día, nuestro día. Y puedo asegurar una vez visto como visten allí, que no he visto un vestido igual en ningún acto oficial, a ninguna mujer del lugar. Esto hablando de “trapos”, algo que no tiene importancia, solo la maldad de unas personas que solo son felices tratando de hacer daño, incluso con mentiras.

Pasado un tiempo decidimos irnos a vivir allí, también habiendo sido avisada de la mala gente que habita el lugar.

Soy una persona que a viajado mucho y a vivido en varios lugares, en todos, puedo decir, que tengo gente que aprecio y que mantengo contacto regular, soy educada, abierta en el trato y muy considerada con todas las personas.

Lo primero que me extrañó al ir a vivir allí es la gran “diferencia social” que tienen muy acusada. Están los de la clase que ellos creen alta y los otros... Algo incomprensible para mi, que me tengo por una ciudadana del Mundo, con todos los derechos y obligaciones que cualquier habitante del lugar.

Hay un grupo, que no me gusta denominar como clase alta, porque para mi, una vez conocidos, son unos miserables, y no me gusta insultar. Parásitos que han vivido y muchos aún viven de las rentas de sus antepasados, que muchos de ellos hicieron fortuna de forma “ilegal”, y ahora son gente venida a menos, pero con muchas ínfulas de clase...clase, que clase?
Un empleado de banco que se cree el Ministro de Economía.
Una dueña de una tienda, que no ha hecho nada más que heredarla de sus mayores.
Un dueño de un restaurante que no ha hecho nada, que lo ha recibido de su familia, sin ningún sudor ni merito suyo.

Pero que se dignan en no dirigirte la palabra, en ignorarte, en pasar delante de ti en la fila de una tienda e incluso en la visita médica.

No podía entender lo que ocurría en el lugar, hay que vivir allí para entender la vida diaria de ese grupo pequeño de personas que viven anquilosadas en el pasado.

Me han insultado, se ha reído de mi, me han puesto todas las pegas posibles para que no abriera el local, me han amenazado con denuncias, me han denunciado...que les he hecho yo a esas gentes?
NADA, ABSOLUTAMENTE NADA, ese es el problema.

No fui detrás de ellos para que me incluyeran en su “club”, no hablé con nadie, más que de cosas banales, no les dí información de mi vida, de mi familia, de mis estudios, de mis gustos, que por supuesto nada tienen que ver que los de ellos.

He sentido sus miradas clavadas en mi nuca, cada vez que pasaba por las terrazas de la plaza, no he oído su saludo, cada vez que me cruzaba con ellos por esas calles pequeñas, porque no tienen ni vergüenza ni educación, yo siempre he saludado pero nunca han devuelto el saludo.

Es curioso, yo conocía algunas de esas personas, porque por circunstancias personales pasadas, he ido varias veces, me trataron fenomenal, me agasajaron, me trataron con una “falsedad” muy grande, porque cuando volví como una habitante más del lugar y no me recordaron, se mostraron como lo que son, unos aduladores para la gente, más falsos que Judas..
No he tenido relación con ningún vecino, cuando sales a la calle o se meten en su casa, o te ignoran...

Estas gentes no están acostumbradas a que la gente las trate con más educación y saber estar que ellos, he ido muchas, muchas veces al Ayuntamiento, y no me han tratado como deben hacerlo los funcionarios, y de eso, se mucho. Los he puesto a más de uno, empezando por el Alcalde, en su lugar, muy educadamente, pero en su lugar, porque yo sé, siempre lo he sabido el mio, lo que no saben ellos es el que les corresponde por su trabajo.

Existe tanto amiguismo, tanto caciquismo, como ningún lugar que yo he conocido anteriormente. Gracias a que sé moverme por los Organismos Oficiales, porque me han puesto una y mil pegas, para que no abriera el Zaguán, y luego una vez no conseguido pararme, me han puesto pegas para darme la luz...me tuvieron un mes de verano sin venir a dar la cometida de luz, hasta que llamé al Director Gral. de Zaragoza, y hablé con él por teléfono y le expuse como me estaban tratando esos empleados del lugar, que si no eres amigo suyo, o no reciben la orden del Alcalde del lugar, no tienes nada que hacer, estaba tan desesperada que solo me faltó ir a denunciarles ante la Prensa, porque ante la Guardia Civil, ya lo hice...El señor alucinaba con lo que le conté, eran las 12 del mediodía, y a las 4 de la tarde, mandó una cuadrilla, fuera de hora, para que conectaran la luz de mi local, y todos preguntando que yo que quién conocía para hacerlos ir de propio a esas horas a conectarme la luz...luego el Director de Endesa, me imagino que no se fío y me llamo para preguntarme si ya me habían conectado la luz, le dije que si, y se lo agradecí infinitamente, el señor me dijo que el agradecido era él, porque yo le había informado de una situación que el ignoraba y que no se podía tolerar, me indicó donde debía de ir a poner una queja, cosa que hice, y se despidió lamentando las molestias que me habían causado...no sé si caerían cabezas, pero merecían caer muchas, pero algunas de ellas desde luego no cayeron, porque siguen ejerciendo ese pequeño gran poder que les ampara la Política Local, advenedizos, que se pegan a un Partido sin ideales solo tener poder para beneficiarse ellos y sus familias y negar a los demás lo que por LEY nos corresponde, y lo digo con todas las letras, porque ahora mismo podría dar una lista con nombres y apellidos de gente que esta ejerciendo el poder administrativo del lugar de manera “irregular”. Amparados por las Urnas, eso sí. Pero no por los Derechos.

Después de entrar un “poco” en situación, voy a enumerar a ciertas personas que por sus características marcan la vida del lugar:

La que se cree una señora, la que va por la vida despreciando a los demás, porque ella ha sido la señora de... y ahora no es más que una caricatura de una mujer odiosa, envidiosa, alcahueta y con aires de ir perdonando a los demás...casi casi, tienen que hacerle la reverencia cuando se cruzan con ella...y además es lo peor, porque renunciar a tus orígenes es lo peor que puedes hacer, y ella le da vergüenza que la llamen por su “mote” de su familia, siendo que su padre ejercía un oficio honrado, pero pobre...pobre mujer. He visto como trata a otras mujeres, y no me explico como la siguen saludando, claro es la …..., le tienen miedo, respeto, siempre se distingue de las demás por la ropa, zapatos, pieles, joyas, sale diariamente a la calle como si fuera una Duquesa, no la de Alba, seguro. Esa “señora” me hablaba pero empezó a querer saber de mi vida, a preguntar, a querer entrar en mi casa, y como con mucha educación, la puse en su lugar, la calle, ya no le gusté...todo el mundo la llama de usted, y un día, yo dejé de hacerlo, mi educación me dice que es una persona mayor, y tengo que tratarla de usted, pero por su actitud dejo de merecerlo, y le dije, que no me conocía que no hablará de mi, que no sabia nada de mí, y que mucho cuidado con lo que decía...porque le ponía un juicio por injurias, como fuera difamándome con mentiras, como otra de sus “amigas” que se digno decirme que tendrían que echarme del pueblo, que como había tenido valor de ir allí, siendo que vivía la mujer de Antonio en el lugar, LA MUJER de Antonio soy yo, pero aunque no lo fuera, tengo todo el derecho a vivir donde quiera, con tal de que cumpla con la Ley, pague mis impuestos y no dé escándalos, algo que nunca he hecho y que algunas de esas”señoras” no pueden decir lo mismo. Otra amenaza de juicio y ya no me hablaron más.

Luego esta la ALCAHUETA OFICIAL, la que es una metomentodo, y le gusta y lo lleva a gala, y te para, te sonríe y te pregunta, lo más inverosímil, lo más íntimo,sin el más mínimo pudor...Nunca me digne en contestarle, le sonreía, que eso j... mucho, y la dejaba con la palabra en la boca.

Luego esta LA PEÑA, un grupo de personas que se juntan, con unas ideas políticas completamente contrarias a las miás, pero a diferencia de mi, que siempre respeto la opinión de los demás, ellos no respetan la tuya, te insultan y te dicen menos bonito, de todo...NUNCA, tuve relación con nadie de ese grupo, y cuando abrí el local, hicieron esfuerzos por entrar en él, nunca lo hicieron si no los hubiera echado, a través de otras personas intentaron entrar y a esas personas aún a costa de que dejaran de venir también se les dijo que si venían acompañadas de alguien de esa peña, no entrarían ninguno.

VECINOS, que vergüenza..son pocos y malos. Están, pocos los que viven todo el año, y no te dicen ni buenos días, pero cuando necesitan algo tuyo, tienen la desfachatez de acercarse como si tal cosa y pedirla, ni siquiera por favor...Luego están los que vienen para el Verano, esos son peores, vienen con unos aires...de que vas? Esos no te dicen nada,ni te saludan, pasan a tu lado, ignorándote...lo nunca visto en ningún lugar en el que antes he vivido.

Las DUEÑAS, de las tiendas que te sonríen falsamente, porque les compras, pero les ves los dientes como a los lobos...nada de fiar.

Hay dos situaciones que he vivido en Albarracín que han sido especialmente “desagradables”. Cuando hicimos la mudanza, se congregó la gente enfrente de la puerta de casa, para mirar, ver, saber...y nadie, nadie...dijo queréis que os ayudemos? Al contrario estuvimos oyendo comentarios soeces, que puedes esperar de esa gente...

Y una cosa que me hizo daño fue la última vez que mis padres vinieron, ya mi padre muy enfermo, al salir del coche, los dos dieron las buenas tardes, y esas gentes del lugar no les contestaron, desde ese día, jamás volví a saludarlos...

Han visto a mi hija con muletas, por una operación, han mirado con mucho descaro, pero nadie a venido a preguntar como hace la gente de bien, de cara, que pasa?
Han visto el coche del médico de Urgencias más de una vez en casa...lo mismo, mirar, querer saber, pero no ser buena gente, buenos vecinos y preguntar, jamás.
Allí empecé a usar por primera vez el bastón, comentarios cuando pasaba...cuchicheos, allí he llevado la pierna varias veces vendada...lo mismo.

Abrí digo en singular, porque lo hablo desde mi punto de vista, el local, y se hizo una fiesta para todos los que habían participado en la obra, vale.

Luego el primer día de apertura, por decisión de Antonio dijo que no se cobrará a nadie, y ocurrió una cosa vergonzante, entro gente que no me saludaban por la calle, comió como verdaderos cerdos, algunos, hasta criticaron lo que yo les serví...y nunca más volvieron a entrar.. que educación..Yo he tenido muchas invitaciones, a muchas no he ido, pero lo que jamas he hecho ni haré será entrar a un sitio, comer hasta hartarme y no volver más...pues de esos en Albarracín, MUCHOS.

Tengo que hacer tres salvedades de toda esta porquería de población...

Unos vecinos, que no son de nuestro País, han sido y son como las personas de bien, hemos compartido charradas en la calle, hemos preguntado por las familias, si se ha enterado o nosotros de algo, hemos preguntado sin maldad, los niños con nosotros y nosotros con ellos, encantados, cuando han tenido fiesta en su casa, nos han traído comida, una costumbre muy popular en su País, hemos compartido muchos tés y dulces, algo muy común a su Cultura, como gran admiradora de su País hemos tenido muchas charlas de lugares, costumbres, cultura, de todo. Hemos compartido recetas de cocina.
Y ellos me han agradecido el trato que siempre he tenido con ellos, porque me han dicho que solo nosotros los hemos tratado “normal”, yo les he dicho que era mutuo, que el respeto lo dan el ser de las personas, no el tener. Ellos son considerados “chusma extranjera” cuando la verdadera “chusma” esta en los oriundos del lugar, los lugareños retrógrados que se han quedado estancados en algún siglo atrás...

La excepción que confirma la regla son unos vecinos, que tienen casa en la calle y él es de Albarracín, cada vez que venían charrábamos, nos veíamos y lo que hacen los vecinos, incluso intercambiar chitos de macetas, lo normal de gente de bien.

Y luego una pareja del lugar, la única, el señor, de Albarracín y ella de una Masía del lugar, que les ocurría lo mismo con nosotros charraban, nos reíamos, y nos decían, la gente de aquí...es mala, envidiosa, ella me decía llevo más de 40 años...y me siguen tratando mal, pero no me importa, nunca los he necesitado, vivo con mi marido y mis hijas y nietos, y he ido a limpiar por muchas casas, porque eran tiempos difíciles, y ahora no me saludan, y estoy segura, que ahora, tengo yo, más que ellas...y yo le dije por lo menos tu tienes dignidad algo que ellas no conocen. También al principio se extrañaban que yo fuera así, le decían a Antonio, que mujer más maja tienes, es que dicen que es una sosa...y yo le decía, de mi no pueden decir, nada, más que mentiras, porque nadie, nadie me conoce, no quiero que me conozcan, algo que he llevado y llevo a gala, después de vivir allí, en un lugar muy pequeño no me conoce nadie, tal y como yo quería.

Han sido años felices porque hemos vivido con ilusión la apertura del Zaguán, algo que ha sido un éxito que tampoco nos han “perdonando”. Pero a la vez han sido años duros, yo que soy una persona muy trasparente tuve que ponerme una coraza, que al final me pesaba demasiado...


Hay una leyenda del Lugar que dice así:

“Albarracín mal fundado, con sus habitantes necios, que no merecen más aprecio que ser visto y ser dejado...”

Al parecer esta frase la pronunció un Obispo del Lugar, siglos atrás, que al apearse de su carruaje, tropezó y se cayó, lo que provocó en la concurrencia presente la mofa y las risas.

Han pasado los siglos, pero los habitantes de Albarracín, siguen haciendo “honor” a la sentencia del Obispo...

Aquí dejo una reflexión que resume, lo comentado más arriba, nadie puede ser mejor de lo que es ni dar nada que no tenga...

El Sabio (reflexión)

Un sabio, cierta tarde, llegó a la ciudad de Akbar. La gente no dio mucha importancia a su presencia, y sus enseñanzas no consiguieron interesar a la población. Incluso después de algún tiempo llegó a ser motivo de risas y burlas de los habitantes de la ciudad.

... Un día, mientras paseaba por la calle principal de Akbar, un grupo de hombres y mujeres empezó a insultarlo. En vez de fingir que los ignoraba, el sabio se acercó a ellos y los bendijo.

Uno de los hombres comentó:

- "¿Es posible que, además, sea usted sordo? ¡Gritamos cosas horribles y usted nos responde con bellas palabras!".

"Cada uno de nosotros sólo puede ofrecer lo que tiene" -fue la respuesta del sabio